Danza infantil: opinión de padres y especialistas

“No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre” (Sigmund Freud)

En los últimos tiempos, la danza se ha convertido en una de las principales actividades extraescolares que eligen los niños para distraerse. Los numerosos beneficios que se desprenden de su práctica y el entorno en el que se desarrolla, convierten a la actividad dancística en un gran atractivo para los más pequeños, y también para sus padres, que ven en ella la actividad perfecta para sus hijos.

María del Pilar Esclapez es un ejemplo de ello. Decidió apuntar a su hija de 9 años a clases de danza porque a ésta le gustaba mucho y porque es una actividad que comparte y disfruta con sus amigas. “También me gustó la idea de matricularla porque es una actividad física, algo necesario en el crecimiento de un niño de su edad”, añade Esclapez.

La danza ayuda a que los niños hagan ejercicio y mejoren su estado físico. Del mismo modo, se potencia también sus capacidades mentales y sociales. Todas estas ventajas, junto a la iniciativa del niño por querer practicarla, hacen que los padres se decanten por apuntarles a esta actividad extraescolar.

Como explica Asun Noales, licenciada en Coreografía y Técnicas de la Interpretación, y titulada en D. Clásica y D. Española: “La danza es una de las mejores opciones para desarrollar la creatividad de los niños: fomenta su expresividad, su musicalidad y sus capacidades artísticas. Además, mejora su higiene postural y sus relaciones sociales”.

La danza mejora la autoestima del niño

Del mismo modo, algo tan sencillo como bailar ayuda a reducir el estrés en los más pequeños, que descargan su energía y llegan a casa mucho más relajados. Todo lo que engloba la danza la convierte en una actividad que mejora de forma notoria la autoestima y la perseverancia de los más pequeños. “A través de ella el niño aprende a ser capaz de superarse y conseguir objetivos”, asegura María del Pilar Esclapez. “Creo que aprender a conseguir tus propias metas y valorarse es realmente importante cuando tienes 9 años, y el paso a la adolescencia se acerca”, agrega Esclapez.

Durante las actividades en clase o en las presentaciones de baile, el niño puede observar sus esfuerzos y mejorar aquellos aspectos en los que se ha equivocado. Algo que también aplican a su vida diaria, ya que aprenderán a esforzarse por las cosas que de verdad desean. “Pienso que la danza también le aporta disciplina y superación personal”, añade María del Pilar Esclapez. Una idea que confirma la bailarina, coreógrafa y profesora de danza Asun Noales: “Trabajan la disciplina y la perseverancia para la consecución de un objetivo, ya que los resultados no son inmediatos y requiere mucha voluntad”.

¡Os dejamos con un increíble vídeo de Pantene dedicado a las bailarinas! Gran ejemplo de cómo la perseverancia, el trabajo y la lucha dan los resultados soñados:

Artículos relacionados:

El valor educativo de la danza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s