Lizt Alfonso: “La danza enseña a los niños a tener objetivos en la vida”

Lizt Alfonso, prestigiosa coreógrafa y bailarina cubana, ha concedido recientemente una entrevista en la que explica cuándo comenzó su pasión por la danza, con tan solo 4 años, y cómo se debe gestionar la danza entre los más pequeños.

Su vocación por el baile la llevó a fundar su propia compañía de danza, una de las más prestigiosas de Cuba, en la que todos los años se forman más de mil niños y jóvenes que, además de bailar, aprenden a tener objetivos en la vida. La compañía Lizt Alfonso Dance Cuba ha formado a grandes artistas que han logrado triunfar. El ejemplo más llamativo es el de la joven bailarina Ana Karla Suárez, protagonista principal del famoso videoclip “Bailando” de Enrique Iglesias, que ha dado la vuelta al mundo.

A continuación os dejamos con la entrevista completa a Lizt Alfonso –extraída del periódico digital cubano 14ymedio-, quien hace grandes aportaciones sobre la danza en relación con los niños.

lizt alfonso efe

La directora y coreógrafa cubana en una de sus clases. / EFE

PREGUNTA. Recibió su primera clase de ballet a los cuatro años. A los nueve ya creaba coreografías. ¿Cómo influyó en su infancia esa vocación tan temprana?

RESPUESTA. A los cuatro años vi por primera vez en mi vida un ballet, Coppelia, del Ballet Nacional de Cuba. Quedé fascinada y le dije a mi mamá: “Eso es lo que yo quiero hacer. A eso me quiero dedicar”.

Tuve muchos obstáculos por el camino. En la edad del preuniversitario muchos de mis compañeros ni siquiera sabían a esas alturas, con 17 años, qué iban a estudiar y yo lo tenía definido. Quería mi propia compañía, hacer mis coreografías porque sabía que tenía algo que compartir con los demás.

Sería muy bueno para los niños en general poder definir desde una edad temprana su vocación. Los ayudaría a acortar el camino, la distancia hacia lograr un objetivo en el futuro.

P. ¿Cuáles son los principales valores que la danza aporta a la infancia?

R. Yo diría que todos, porque estudiar danza no es solo estudiar danza. Con la danza se estudia música, disciplina, se aprende a tener objetivos en la vida, se aprende rigor, estética. Se aprende a relacionarte con los demás, a tener sentido de grupo y a tener un desempeño individual dentro de un grupo. Y no solo aprenden los niños: aprenden las familias y aprenden los vecinos.

Los talleres vocacionales de la compañía tienen 22 años de creados. Por nuestras manos han pasado miles de niños y ya dos generaciones. Siento mucha satisfacción cuando veo que esos niños se han convertido en hombres y mujeres de bien. Y desarrollan una labor, sea o no en la danza, muy bien hecha, con seriedad, responsabilidad y compromiso.

P. ¿Cree que la danza es una buena herramienta para proteger los derechos de los niños?

R. Yo pienso que sí, todas las artes: la danza, la música, la pintura… cualquiera de ellas.

Aquí hemos tenido lamentablemente en algunos momentos casos de niños que han visto o vivido cosas terribles. O casos de niños autistas o con alguna dificultad fisicomotora. Y es increíble cómo se insertan dentro de este proceso. Y el grupo, lejos de hacerles rechazo, está ahí para canalizar esas dificultades. Este es un espacio donde (los niños) se sienten realizados, respetados y escuchados como seres humanos.

P. ¿Cuál es la importancia de la Convención sobre los Derechos del Niño?

R. Yo pienso que es de los más importantes pasos que se han dado en la historia para el respeto con los niños. Pero queda tanto por hacer… No es solamente que esté, es que podamos llevarla a efecto, que podamos ejecutarla. Tenemos que ponerla en práctica todos los días y en todo momento. No solo los gobiernos en cada país, estoy hablando de cada uno de nosotros como ciudadanos.

P. ¿Cuáles son los problemas más urgentes que se deben abordar en la protección a la infancia?

R. Muchos. La violencia es una cosa que a mí me marca profundamente. Que un niño sea violentado en cualquiera de sus maneras es algo terrible. Todos tenemos que estar atentos. También está el problema del trabajo infantil. Los niños tienen derecho a recibir una educación porque esas son las armas para defenderse en el futuro. Y otros son la alimentación o las drogas.

P. ¿Y en Cuba? ¿Cuáles son los retos en la defensa de la infancia en este momento de reformas económicas y sociales que vive el país?

R. No perder lo que hemos logrado, como la educación y la salud para los niños. Y poder evolucionar y avanzar porque nos hemos quedado rezagados en aspectos como Internet. Tenemos que conservar lo que hemos conseguido pero también abrirnos hacia las nuevas tecnologías y hacia la prosperidad en un país lleno de talento y de deseos de hacer y de trabajar. No hay que ponerle un techo a la gente.

P. ¿Qué diferencias ve entre su infancia y la que viven ahora los niños cubanos?

R. En algunos sentidos es mejor (la de ahora), tienen más opciones que las que tuve yo cuando era una niña. Y en otro sentido, hay que tener mucho cuidado y por eso me aferro al arte. Se está viviendo un mundo muy material, los valores espirituales empiezan a perder todo tipo de fuerza. Predomina el “yo te doy”, “tú tienes”, “yo ostento”. Y no debe ser así.

En Cuba hubo un periodo especial de muchas carencias y los padres de hoy, los de mi generación, no quieren que los hijos tengan esa carencia. Pero todo no se les puede dar, los niños tienen que aprender también que cada cosa tiene un valor y que cuesta mucho trabajo tenerlas.

Anuncios

¿Bailar es sólo cosa de chicas? La realidad de las escuelas de danza

“El sitio de la danza está en las casas, en las calles, en la vida” (Maurice Béjart, bailarín y coreógrafo)

A pesar de que la danza es una actividad cada vez más demandada en el mundo infantil, resulta extraño ver en una clase de baile el mismo número de niñas que de niños. La práctica dancística sigue sin estar entre las primeras actividades extraescolares que los padres plantean a sus hijos. En consecuencia, éstos desconocen su existencia y se decantan por los deportes que siempre han sido más populares entre los chicos: fútbol, baloncesto, karate o natación.

recreo niños

Más niñas que niños

Tal y como expone Sergey Nifontov, titulado superior en Danza y director de la Academia Elegance de Alicante, el número de niños que acude a las clases es muy inferior al número de niñas. Según su opinión, los motivos de esta diferencia son varios, aunque destaca como principal la idea de que “esta actividad todavía no aparece en los primeros puestos en la mente de los padres”.

clase danza chico y chicaLa escasa popularidad que posee el baile entre los niños, debido a la poca publicidad que tiene, dificulta que los más pequeños se sientan atraídos por ella. Según Sergey Nifontov, también docente del Conservatorio Superior de Danza de Alicante, esto es un error, ya que cuando se elige una actividad para los niños es importante barajar un amplio espectro de posibilidades. “De esta forma será más probable acertar en la elección”, explica.

Lo mismo ocurre en la Escuela de Baile el Almacén de Zaragoza, donde su directora Mamen Mateo revela que el número de niños que participa en las clases es bajo, en proporción al número de niñas, aunque los niños cada vez muestran más interés en el mundo del baile.

Al igual que el director de la Academia Elegance, Mamen Mateo opina que esto se debe a que muchos padres deciden apuntan a sus hijos a deportes considerados tradicionalmente como masculinos. Sin embargo, la también profesora y bailarina destaca que cada vez son más los padres que deciden ir a informarse, ya que ven a sus hijos interesados por el baile. “Al ver que hay muy pocos niños, muchas veces los padres se echan para atrás”, puntualiza la directora de la Escuela de Baile el Almacén.

Mejor considerado que antes

danza niños y niñasPelículas como Billy Elliot o la llegada a la televisión de series y programas relacionados con el baile, ha hecho que la danza esté cada vez mejor considerada entre el género masculino. De hecho, Javier Sanz, profesor de baile y bailarín  profesional, asegura que a día de hoy no existe rechazo hacia los niños que practican danza, aunque sí que es cierto que “en los colegios es más habitual que se les oriente hacia otro tipo de deportes”.

Sin embargo, Sergey Nifontov, titulado superior en Danza y director de la Academia Elegance de Alicante, opina que, en cierta forma, “todavía existe en la actualidad un imaginario social que asocia la danza con las mujeres, y por tanto, atípico que la practiquen los hombres”. Para lograr superar esto, Nifontov asegura que, educando en la igualdad, está en nuestra mano modificarlo.

Artículos relacionados:

El niño en la danza: la influencia de los estereotipos

El niño en la danza: ¿cómo afrontar el miedo al rechazo?

La educación como forma de superar estereotipos

Estilos de baile en la danza infantil (Parte I)

“Si pudiera decirte lo que se siente, no valdría la pena bailarlo” (Isadora Duncan, bailarina y coreógrafa)

Actualmente, existe una amplia y diversa oferta de actividades en danza infantil. Cada vez más, las academias de nuestro país se especializan en ofrecer una mayor variedad de estilos dirigidos a niños y niñas, de entre 0 y 12 años.

Entre los más conocidos y practicados se encuentra la danza clásica, la danza contemporánea, el flamenco, la danza española, el funky, el hip hop, las danzas étnicas, los bailes de competición o danza social, y los musicales. Así como también, la zumba, el jazz o el tap.

En este sentido, es necesario aclarar que las edades de inclusión en los distintos estilos y grados varían levemente de unos centros de enseñanza a otros, puesto que durante estas edades la práctica de la danza no está regulada oficialmente. Es por ello que cada escuela organiza los grupos de edad atendiendo a su criterio –que suele regir por edad y por nivel de desarrollo físico-.

Pero, además de estos estilos populares, también podemos encontrar la danza integrada dentro de la gimnasia rítmica, el patinaje artístico, la natación sincronizada u otros deportes. Entre otros motivos, la práctica de la danza dentro de estas actividades tiene su origen en la buena colocación del cuerpo que se deriva de su práctica, y que es tan necesaria para estos deportes.

Preballet: iniciación a la danza clásica

El preballet es la etapa de iniciación a la Danza Clásica. En ella se introduce gradualmente el estudio de las primeras rutinas del ballet  -suelo, barra, centro, diagonales-, a través del juego, la improvisación y esquemas coreográficos muy simples.

Estas clases están enfocadas a niños/as de 5 a 7 años –aproximadamente-, aunque varía en función de las escuelas. Como explica María Doval, bailarina y especialista en Danza Clásica, el preballet combina instrucciones de ballet muy básicas, dado que los niños menores de 7 años no son capaces aún de mantener la concentración durante el tiempo suficiente como para poder integrar con éxito la técnica clásica. Además, añade que “carecen del control muscular necesario para realizar con seguridad ciertos movimientos del ballet”.

preballet1

Las clases de preballet se suelen estructurar del mismo modo en todas las escuelas. En concreto, y según Sara Benítez, reconocida bailarina y profesora de ballet en el Centro de Danza y Arte de Madrid (CDAM), las clases se estructuran de la siguiente manera:

Primera parte: Las clases comienzan con un calentamiento para preparar el cuerpo y la mente, para el ejercicio que van a realizar.

Segunda parte: Según las edades, se realizan ejercicios de suelo, para que los más pequeños puedan desarrollar flexibilidad, y adquirir fuerza y control.

Tercera parte: Se sigue con ejercicios de barra donde los alumnos empiezan a aprender el control postural y los diferentes pasos básicos del ballet.

Cuarta parte: Se realizan ejercicios en el centro que requieren de mayor movilidad, dinamismo y dificultad. Los ejercicios se combinan con pequeñas coreografías –variaciones- y juegos dinámicos.

Última parte: Se termina con un estiramiento y reverencia de despedida.

Según Sonia González, bailarina y profesora de preballet en la escuela de danza Pilar Sánchez de Elche, los beneficios de su práctica a estas edades son integrales: “Se aprende la disciplina de la danza, y también se desarrolla la musicalidad, la psicomotricidad, el equilibrio, la espacialidad, la autoestima, la atención y el trabajo en grupo”.

En cuanto al vestuario, todas las escuelas con las que MiniDanza ha contacto coinciden en señalar que las niñas han de utilizar medias, maillot, falda, zapatillas de media punta y el pelo recogido en un moño. En el caso de las niñas, el peinado es muy importante, y es preciso hacer el moño correctamente y con muchas horquillas, a fin de que el peinado no llegue a estropearse en el transcurso de la clase. Los niños, por su parte, pueden llevar pantalones cortos, camiseta, calcetines y zapatillas de media punta.

Danza clásica: técnica, disciplina y dedicación

danzaclasica1A partir de los 8 o 9 años los niños pueden acceder ya al estudio de la Danza Clásica en el campo de la técnica. En esta ocasión, las clases requieren de un mayor grado de complejidad, dedicación, compromiso y entrenamiento regular –pautas que no todos los niños o adolescentes están dispuestos a asumir-

Según María Doval, bailarina con más de 40 años de experiencia en el mundo de la danza, las clases de Danza Clásica -o Ballet Académico- se estructuran en dos apartados principales: el trabajo de barra y el de centro.

La clase se inicia con ejercicios de barra, calentando el cuerpo progresivamente y ayudando a mejorar la postura, la fuerza y la movilidad. El trabajo de centro se basa en los ejercicios realizados en la barra y va desde los pasos más sencillos hasta los más complejos (variable de acuerdo el nivel de aprendizaje en que se encuentra el alumno).

Además, la también profesora de Danza Clásica infantil María Doval, añade que “todas las clases incluyen el estiramiento y la elongación, y más tarde se añaden lecciones de repertorio y paso a dos”. También es importante señalar que a partir del tercer o cuarto año de estudio regular del Ballet, los alumnos pueden iniciarse en el trabajo de puntas y variaciones.

En cuanto al vestuario requerido, es el mismo que el demandado para el preballet. “Es necesario que los niños vayan uniformados con las mallas y el mallot en las clases para que los profesores podamos observar adecuadamente el cuerpo del niño y su colocación, y de esa manera poder corregir la postura”, explica de forma detallada la profesora de Danza Clásica Sonia González.

Danza creativa: iniciación a la danza contemporánea

La danza creativa es la etapa de iniciación a la Danza Contemporánea y suele estar dirigida a niños/as a partir de los 5 años hasta los 11 o 12, momento en el que pasarían a tomar clases de Danza Contemporánea –aunque las franjas de edad siempre dependen de la escuela-.

danzacontemporanea1Según Sonia González, también profesora de danza creativa y codirectora de la escuela de danza Pilar Sánchez de Elche, explica que en estas clases se trabajan los conceptos básicos de la Danza Contemporánea: introducción a la técnica, improvisación y composición.

Una forma de presentar las clases con la que coincide Eva Escoda, licenciada en Pedagogía de la Danza y directora de la Escuela de Danza y Música Scenia, quién añade, además, que se trata de clases divertidas en las que se introduce a los niños en los principios básicos que integran la danza moderna y la expresión corporal. “Se desarrolla la armonía postural, el uso de las energías corporal y espacial, la expresividad del movimiento, y se estimula la creatividad y el gusto por bailar”, sentencia la bailarina Escoda.

Danza contemporánea: estilo, musicalidad y diversión

La edad recomendada para empezar a tomar clases de Danza Contemporánea son los 11 años –aunque siempre dependerá de la escuela-. Se trata de un estilo de baile muy amplio y diverso que engloba muchos estilos. Por ese motivo, los profesores intentan hacer un programa variado, para que cuando los alumnos entren en un grado superior tengan bastantes conocimientos sobre la Danza Contemporánea.

Una manera de plantear las clases que apoya Sonia González, bailarina, coreógrafa y profesora de Danza Contemporánea en todos los niveles, quien añade: “Les enseñamos técnicas distintas para que sean bailarines versátiles. Además, también trabajamos la improvisación y la composición”.

danzacontemporanea1

En concreto, y según Lara Rodríguez, bailarina y profesora de baile moderno en CDAM, las clases se estructuran de la siguiente forma:

Primera parte: Se comienza con un calentamiento en el suelo, que termina con un pequeño juego para aumentar el ritmo cardíaco.

Segunda parte: A continuación, se trabajan los ejercicios que requieren mayor esfuerzo a nivel técnico: giros, saltos a diferentes alturas, desplazamiento y encadenamiento de pasos. Más tarde, se trabaja una pequeña coreografía (de cualquiera de los estilos que engloba la Danza Contemporánea).

Tercera parte: La clase finaliza con un estiramiento.

En cuanto a los beneficios que tiene su práctica en los más pequeños, la profesora Sonia González destaca que lo que más se potencia en las clases de Danza Contemporánea es la creatividad -mucho más que en el ballet-. “Su práctica también potencia el desarrollo personal. Es decir, los niños aprenden a desarrollar su propio movimiento y su personalidad artística”, subraya la profesora.

De hecho, por regla general, y según Sonia González, los alumnos se sienten más libres al bailar contemporáneo, ya que tienen más libertad de movimiento –aunque siempre dependerá de la técnica que se esté trabajando-.

Junto a ello, es también importante conocer que una buena base de clásico puede ayudar a mejorar en las clases de contemporáneo. Sin embargo, y como explica la bailarina profesional Sonia González, a pesar de esta afirmación, cuando los niños empiezan a hacer contemporáneo tienen que hacer un esfuerzo por trabajar de forma contraria o distinta a como lo hacen en ballet. “En cambio, la gente que hace contemporáneo aplica lo que hace en esta técnica al clásico y mejora en este último”, revela.

En cuanto al vestuario, éste no sigue unas pautas tan estrictas como en el caso del ballet. Lo importante es llevar ropa cómoda (mejor ropa ajustada para que los profesores puedan ver bien la postura corporal) que les permita ejecutar con libertad todos los movimientos, los pies descalzos y el pelo recogido para que no les moleste al bailar.

Artículos relacionados:

Estilos de baile en la danza infantil (Parte II)

Baby Ballet: sus primeros pasos en la danza clásica

Danza en familia: un juego entre padres e hijos

Beneficios de practicar danza a edades tempranas

Opinión de expertos: María Doval. Aprender bailando

Estilos de baile en la danza infantil (Parte II)

“Si pudiera decirte lo que se siente, no valdría la pena bailarlo” (Isadora Duncan, bailarina y coreógrafa)

Tras conocer algunos de los estilos de baile infantil más populares, analizamos el resto de estilos más conocidos y practicados por los más pequeños.

Flamenco: energía, fuerza y ritmo

El flamenco se puede empezar a practicar desde los 3 años y los alumnos son separados en distintos niveles, según la edad y desarrollo físico. Según Eva Escoda, licenciada en Pedagogía de la Danza y directora de la Escuela de Danza y Música Scenia, en estas clases se introduce al alumno en el conocimiento de los ritmos básicos del flamenco, el toque de las castañuelas, la técnica de zapateado y el braceo español.

flamenco11

El flamenco es uno de los estilos más particulares y suele ser de gran atractivo para los pequeños. El porte de dignidad, la fuerza y la energía que requiere este estilo, hace que el flamenco potencie mucho la autoestima del niño. “La energía del alumno sube mucho, ya que está dando golpes en el suelo, y eso genera adrenalina”, evidencia la bailarina y profesora de danza infantil Sonia González.

Son clases en las que se desarrolla y potencia mucho el ritmo, ya que el flamenco es bastante complejo a nivel musical y los niños entran en un aprendizaje rítmico muy elaborado. En este aspecto, la codirectora de la escuela de danza Pilar Sánchez de Elche, Sonia González, destaca que “el sentido musical, rítmico y percusivo es lo que más se desarrolla”.

En cuanto al vestuario, según la directora de la Escuela de Danza y Música Scenia, Eva Escoda, los alumnos van uniformados con falda negra, maillot y zapatos de tacón y peinadas correctamente.

Danza española: cultura, ritmo y porte

La Danza Española es, quizá, uno de los estilos más completos que existen, ya que es una carrera en sí y engloba diferentes estilos y escuelas. Entre los más conocidos, destacan la escuela bolera, la danza estilizada, el folclore, el flamenco y el ballet –imprescindible en todos los estilos-.

En cuanto a la metodología de las clases, Sonia González, profesora de iniciación a la Danza Española en la escuela de danza Pilar Sánchez de Elche, explica que suelen estar dirigidas a niños a partir de los 3 años. En ellas se introduce al alumno en el aprendizaje de las castañuelas o los palillos, con el fin de que obtengan una buena base para cursos posteriores.

La Danza Española desarrolla y potencia múltiples aspectos en los más pequeños. “Se potencia el sentido musical y rítmico, además del conocimiento de gran parte de la cultura española  -música, artistas y compositores-”, indica Sonia González.

Un aspecto que también destaca Eva Escoda, especialista en Danza Española, quien afirma que en estas clases se intenta despertar el interés del alumno en las costumbres y raíces españolas.

Danzaespañola1

La Danza Española también aporta numerosos beneficios a nivel físico, ya que potencia el brío, la fuerza, el salto y, sobre todo, el trabajo cardiovascular, tal y como asegura la profesora de iniciación a la Danza Española Sonia González.

El vestuario ha de ser el específico del estilo que se esté trabajando. Se suele llevar zapato de tacón o zapatillas para zapatear, falda o falda de escuela bolera, un mallot, castañuela, mantón, y cuando acceden a cursos posteriores, bata de cola.

Funky: fuerza, coordinación y diversión

El funky es un estilo muy atractivo para los más pequeños y suele estar dirigido a niños desde los 7 años, ya que tienen que tener cierta capacidad de coordinación y de memorizar coreografías. Como explica la bailarina y profesora de danza infantil Sonia González, “el funky es un estilo con muchos acentos y contratiempos musicales, por lo que tienen que tener bastante desarrollado el sentido de la musicalidad y la capacidad para trabajar el cuerpo de manera disociada”.

funky1

Natalia Nieto, codirectora de CDAM y profesora de funky, habla en esta misma dirección y añade que en las clases se trabaja fundamentalmente la coordinación, la memoria coreográfica, el ritmo musical y el estilo. Todo ello apoyado con las músicas más actuales.

En cuanto al desarrollo de las clases, Natalia Nieto las estructura de la siguiente manera:

Primer bloque: Comienza con un calentamiento, acompañado de música, en el que se preparan todos los principales grupos musculares para el ejercicio, y se trabaja el acondicionamiento físico (resistencia, flexibilidad, abdominales y fuerza de brazos y parte superior del tronco), siempre a un nivel adecuado para la edad de los alumnos.

Segundo bloque: A continuación, se trabajan encadenamientos –normalmente en diagonales- de pasos tanto técnicos como de estilo, cuya complejidad va aumentando a medida que avanza el curso.

Tercer bloque: La clase termina con una coreografía, pequeños bailes que, normalmente, suelen cambiar cada mes de clase para poder practicar diferentes estilos de baile y músicas distintas. Para terminar, la clase finaliza con un breve estiramiento para enfriar el cuerpo.

En cuanto al vestuario, la profesora de funky Natalia Nieto recomienda llevar ropa cómoda: para el calentamiento, pies descalzos o calcetines; y para las diagonales y coreografía se utilizan unas zapatillas, tipo deportivas, pero flexibles, especiales para baile, conocidas como “sneakers”.

Hip hop: memoria, ritmo y contratiempo

Como ocurre con el funky, la edad recomendada para iniciar las clases de hip hop suelen ser los 7 años, ya que el niño tiene que tener desarrollada cierta capacidad para coordinar movimientos y memorizar pasos.

hiphop1

Según la profesora de la danza infantil Sonia González, el hip hop permite que el niño desarrolle la memoria corporal, ya que los movimientos suelen ser muy abundantes dentro de una coreografía. “Suelen ser movimientos rápidos, acrobáticos y disociando mucho el cuerpo”, matiza la profesora. Además, González asegura que se tiene que tener muy en cuenta el ritmo, por lo que el sentido rítmico se desarrolla en gran medida.

El vestuario es bastante libre y los niños suelen ir con la estética del estilo callejero: pantalones y camisetas anchas, y zapatillas de deporte.

Danzas étnicas: nuevas culturas

La danza étnica es muy variada y engloba todo aquello que es ajeno a nuestra cultura. Según Sonia González, codirectora de la escuela de danza Pilar Sánchez de Elche, dentro de ella se puede encontrar la danza africana, la danza oriental, la hindú, etc. La danza ética engloba, sobre todo, estilos de baile y actividades muy lúdicas para los niños.

Bailes de competición o danza social

Los bailes de competición o danza social están dirigidos a los niños a partir de los 7 años, cuando su capacidad de retener pasos está más desarrollada.

Este estilo es, por excelencia, el ideal para mejorar la sociabilidad de los más pequeños. “Como se baila en pareja, los niños desarrollan la capacidad de comunicación”, destaca la bailarina y profesora de danza infantil Sonia González. A lo que añade que este tipo de bailes promueve “la escucha, la tolerancia, los límites, la paciencia y la coordinación en pareja”, además de ayudar a “aprender a aceptar los propios errores”.

Se desarrollan, por tanto, aspectos más bien sociales, personales y emocionales.

Musical

El musical es un estilo muy completo que mezcla la voz (cantar), el cuerpo (bailar), el teatro (interpretar) y la música (tocar). Actualmente, existen escuelas de musical donde los niños aprenden todas estas materias. Incluso en algunos colegios o escuelas privadas se han hecho proyectos de musical. Es un estilo muy lúdico para los niños.

Por último, es necesario destacar que, en todos los estilos, se desarrolla de manera importante la memoria corporal. Las clases de danza –sea el estilo que sea- no son un ejercicio habitual, ya que el niño tiene que memorizar pasos y movimientos corporales, algo que no se desarrolla en la escuela. Se trata de aprender pequeñas partituras y el niño tiene que retener todos los pasos que se hacen en los calentamientos y en las coreografías. Por lo tanto, desarrolla una inteligencia corporal y física.

Artículos relacionados:

Estilos de baile en la danza infantil (Parte I)

Baby Ballet: sus primeros pasos en la danza clásica

Danza en familia: un juego entre padres e hijos

Beneficios de practicar danza a edades tempranas

Opinión de expertos: María Doval. Aprender bailando