El valor educativo de la danza

“Los profesores debemos inculcarles a los niños el respeto y el amor a la danza” (Paula Parreño)

Además de los numerosos beneficios físicos y mentales que aporta la práctica dancística en el desarrollo del niño, no se debe olvidar algo tan importante como su valor educativo. La danza propicia el entorno ideal para que el niño desarrolle su parte afectiva y social. “Los niños que practican danza son más sensibles, más perceptivos e intuitivos”, describe la profesora de danza Asun Noales. Junto a ello, durante la edad infantil, la danza debe desarrollarse en un ambiente lúdico, nunca competitivo y siempre entre compañeros. “Desarrollan mejor su capacidad de comunicación, a través del lenguaje no verbal y el lenguaje del cuerpo”, explica la directora de la compañía ‘Otra Danza’, Asun Noales.

La también bailarina y coreógrafa explica, además, que la danza les permite jugar e improvisar historias sin palabras, con la ayuda de todo su cuerpo. “Los niños son como esponjas y siempre están abiertos a aprender, por lo que la danza les resulta una disciplina divertida y difícil a la vez”, añade Asun Noales.

De ese modo, el niño estará desarrollando una actividad sin presión y aumentará su motivación por aprender. Al mismo tiempo que el niño se lo pasa bien, irá interiorizando inconscientemente todos los beneficios que la danza le ofrece. “Desde que va a clases se relaciona más con sus compañeros en clase, y en general, ha ido perdiendo la vergüenza poco a poco”, asegura María del Pilar Esclapez, cuya hija de 9 años asiste a clases de danza.

Las clases de danza, si están bien dirigidas, es un lugar donde el niño se siente bien y tratado con cariño.  Siente que va aprendiendo poco a poco y cada vez más tiene más confianza en sí mismo, por lo que cada vez se encuentra mejor”, resume la profesora y bailarina. Sin duda, la danza a estas edades sienta las bases fundamentales para afrontar el resto de etapas que les aguardan. “La danza es una de las actividades complementarias más completas para la formación de los pequeños”, destaca Asun Noales.

Artículos relacionados:

Danza infantil: opinión de padres y especialistas

Anuncios

Los beneficios de la danza en el desarrollo motor del niño (II)

“La danza tiene la posibilidad de satisfacer la existencia física, emocional e intelectual” (Hodgson)

Conocidos los beneficios de la danza para estimular el desarrollo de las capacidades perceptivo-motrices del niño, pasamos a analizar la gran mejora que supone la práctica dancística en la capacidad de coordinación motriz del niño (integración de diferentes partes del cuerpo en un movimiento), y en la mejora de su postura corporal.

Beneficios de la danza en la capacidad de coordinación motriz

Cuando practican alguna actividad dancística, en la mayoría de ocasiones los niños trabajan con varias partes de su cuerpo al mismo tiempo. Esto les exige una buena armonía de sus movimientos y una gran sincronización entre los distintos segmentos corporales que intervienen en la acción. “Cuando un niño baila implica todo su cuerpo: tanto su mente como su estructura corporal”, señala Paco Bodí, titulado en Biomecánica y Anatomía Aplicadas a la Danza.

Para favorecer aún más la coordinación de movimientos del niño, las actividades de danza se suele practicar en grupo, lo que implica un buen grado de coordinación y comunicación entre ellos. “Cada niño debe aprender a interpretar los gestos y los movimientos de sus compañeros para poder interactuar en armonía con ellos”, explica Piedrahita Vásquez en su tesis de 2008 titulada ‘La danza como medio potenciador del desarrollo motriz del niño en su proceso de formación deportiva en las escuelas de fútbol’.

Además, como manifiesta Paula Parreño, licenciada en Pedagogía de la Danza, “los niños que practican danza evolucionan mucho más rápido que otros niños que no la practican”, como consecuencia del fomento de sus habilidades físicas.

Beneficios de la danza en la corrección de la postura corporal del niño

La corrección de la postura corporal quizá sea una de las mejoras más visibles que la danza provoca en los niños. Independientemente del estilo de baile, la danza ayuda a corregir las malas posturas que los niños adquieren en sus actividades diarias o en la escuela. Del mismo modo, su práctica contribuye a un correcto desarrollo de sus músculos y de su columna vertebral.

Entre sus exigencias fundamentales, la danza demanda una posición correcta de todo el cuerpo y una postura erguida de torso y hombros. “Los beneficios de una buena higiene postural se aplican a la vida diaria del niño. Ellos asumen patrones corporales correctos durante las clases, y luego los mantienen en su vida diaria. Para ellos, tener la espalda recta a la hora de hacer cualquier actividad es algo natural, ya sea escribir, ver la tele o estar en el ordenador”, ejemplifica la bailarina y profesora de danza infantil Paula Parreño. “Se acostumbran a tener una buena posición corporal y, además, su musculatura es mucho más fuerte”, añade Cordelia Estévez, profesora de Psicología del Desarrollo.

De ese modo, y tras lo expuesto anteriormente, podemos observar que todos los beneficios motrices que se derivan de la práctica de la danza le sirven al niño para desenvolverse mejor en todos los aspectos de su vida diaria. Y en concreto, como destaca Paula Parreño, practicar danza repercute en un aumento de la inteligencia de los niños. “Está demostrado que los niños que practican danza sacan mejores notas. Entre otras cosas, esto se debe a que la disciplina que han interiorizado en las clases les hace estructurar mejor su tiempo para estudiar”, revela Paula Parreño.

Todos los especialistas entrevistados, además de los autores de los trabajos estudiados, coinciden en señalar que los beneficios que aporta la práctica de la danza en los niños son integrales, puesto que repercuten positivamente en su parte física, psíquica, emocional, social y comunicativa.

“Si eres observador y tienes paciencia, los beneficios de la danza se pueden apreciar en todas y cada una de las facetas del niño”, concluye el profesor de danza Paco Bodí.

Os dejamos con un vídeo donde Reene Rich, directora de In Motion Miami, habla sobre los beneficios de ballet para los niños, que también se dan al realizar cualquier otro tipo de danza:

Artículos relacionados:

Los beneficios de la danza en el desarrollo motor del niño (I)

Influencia de la danza en las distintas etapas del desarrollo psicomotor del niño 

Danza infantil: opinión de padres y especialistas

El valor educativo de la danza