Danza y deporte: desarrollo e integración para los niños con discapacidad

“La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo” (Isadora Duncan, bailarina y coreógrafa)

Las actividades deportivas y, en concreto, la danza integrada suponen una posibilidad de desarrollo y de integración para los niños con discapacidad. Gracias a su participación en el deporte, los niños tienen la posibilidad de mejorar su condición física y de vivir una experiencia que les ayude en su crecimiento global.

La danza como método integrador

sindrome-de-downComo manifiesta Maribel Velasco, licenciada en Psicología Clínica y psicóloga en la Asociación para la discapacidad Manantial, el hecho de poder participar en programas y actividades deportivas, o de otra índole, proporciona a los niños discapacitados –ya sean físicos o mentales- una experiencia más en la que poder desarrollar su potencial, por muy alta que sea su discapacidad. Como explica Velasco, la cuestión no es que el niño pase todo el día realizando actividades que lo estimulen, pero “sí tener la posibilidad de vivir una experiencia que le ayude en su crecimiento global”.

La mayoría de los niños solo tienen la oportunidad de desarrollar actividades en muy contadas ocasiones y siempre dentro de un tiempo reglado, es decir, en actividades dentro de un centro de educación especial o entidad. En muchos casos, una vez que el horario escolar llega a su fin, el niño vuelve a su casa y termina todo contacto con otro tipo de actividades deportivas.

Es por ello que la danza integrada se ha convertido en una excelente oportunidad para pasar un buen rato con sus compañeros y mejorar su condición física. “Creo que la danza integrada es una actividad más de la que los niños con discapacidad podrían beneficiarse”, opina la psicóloga de la Asociación para la discapacidad Manantial Maribel Velasco.

Según Elías Lafuente, director de la Asociación Danza Down, la práctica dancística mejora la autoestima de los niños y les aporta beneficios a nivel biomecánico, intelectual y social. “Aprenden a controlar la verticalidad, el equilibrio y el espacio. Además, la música les ayuda a mantener despierto todo su sistema neuronal, ya que tienen que estar alerta”, especifica el también licenciado en Medicina aplicada a la danza.

Beneficios de participar en actividades deportivas

La práctica deportiva aporta todo tipo de beneficios en cualquier tipo de población, pero en concreto, supone un gran avance para los niños con discapacidad. Como explica la psicóloga clínica Maribel Velasco, son las propias familias las que buscan este tipo de actividades por recomendación del médico de sus hijos. “Es recomendable para la salud física, ya sea como forma de mantenerse en un peso, descender ese peso o simplemente como práctica para poder coger un tono”.

cetelem-all-star-junior

Pero los beneficios no son solo físicos, la práctica deportiva supone un desarrollo muy elevado a nivel mental. Uno de los beneficios más notables es el aumento de su autonomía. “La actividad deportiva conforma muchas cosas, por lo tanto, se produce una estimulación del aprendizaje de forma sencilla y que se une a la rutina de una práctica”, explica Maribel Velasco.

Programas de ocio inclusivo

Al mismo tiempo, las actividades se suelen realizar en conjunto para que se produzca una integración con el resto de personas y compañeros. Este es el caso de las actividades que propone la Asociación para la discapacidad Manantial de León, donde los distintos grupos que se conforman para la práctica deportiva se realizan en conjunto. Como señala Maribel Velasco, una de las psicólogas de la asociación, ello “conlleva la creación de lazos de amistad entre iguales y se crea contacto con personas distintas a sus familias”.

Artículos relacionados:

Danza integrada: el movimiento como forma de integración

Danzaterapia para niños

Opinión de expertos: Integración desde la danzaterapia, por María José Vexenat

Anuncios