El niño en la danza: la influencia de los estereotipos

“El sitio de la danza está en las casas, en las calles, en la vida” (Maurice Béjart, bailarín y coreógrafo)

La tradicional imagen de los niños jugando al fútbol y las niñas practicando ballet sigue presente en la sociedad, si bien en menor medida que antes. Este estereotipo provoca que muchos niños no practiquen danza por miedo al rechazo. La escasa popularidad que recibe el baile entre los niños provoca que éstos no muestren deseo de practicarla.

Sin embargo, en los casos de niños que tienen conocimiento de su existencia, y tal y como expone Maite Cobo, psicóloga infantojuvenil y orientadora educativa, iniciarán el camino de la danza si se cumplen diversos factores:

– Que comiencen a una temprana edad, cuando todavía los estereotipos no han hecho demasiada mella en ellos.

– Que haya una sensibilización familiar libre de prejuicios, que permita que el niño valore y aprecie la danza.

– Que el menor tenga confianza en sí mismo, a fin de que no le afecte lo que puedan decir los demás de él.

El peso de los estereotipos

Como expone la psicóloga infantojuvenil Maite Cobo, la elegancia que acompaña al baile, especialmente al ballet, o la delicadeza y la suavidad que muestran sus movimientos, han ido generalmente asociados a lo femenino. Sin embargo, del género masculino se espera fuerza, rudeza e incluso ciertas dosis de agresividad, ya que son variables que han sido utilizadas durante miles de años para la supervivencia de la comunidad.

Children playing soccer.Una idea que comparte Quino Ferrer, licenciado en Trabajo Social y Sociología, quien asegura que, además de por la tendencia biológica de los niños hacia la lucha, los pequeños se decantan por el fútbol porque éste lo invade todo. “Los éxitos de los futbolistas se consideran en la sociedad como lo mejor que te puede pasar en la vida”, subraya el sociólogo.

De hecho, la reconocida psicóloga deportiva Patricia Ramírez plasmaba recientemente este estereotipo en su libro “¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas?”, que fue un gran éxito.

Junto a ello, también es importante destacar que los estereotipos y prejuicios asociados a este tema varían en función de la cultura y la comunidad. Según Maite Cobo, también orientadora educativa, en todo el país existe cierto prejuicio en este tema, aunque el nivel de rechazo por los niños que practican danza es distinto en cada territorio, debido a la propia idiosincrasia cultural de la zona.

Por ejemplo, en ciudades como Barcelona o Madrid la evolución se ve más claramente, ya que son grandes ciudades que albergan a una población más cosmopolita y diversa, explica la psicóloga Maite Cobo.

billy elliot clase danza

Como ambos especialistas opinan, la sociedad en su conjunto está cambiando y este estereotipo está siendo superado gracias a la herramienta más importante que tiene la sociedad: la educación.

Según el sociólogo Quino Ferrer, los educadores y todo el personal que trabaja con niños ya está viendo la importancia del baile, ahora falta que estos mensajes lleguen a los padres a nivel de masas. “Como todo avance social, siempre debemos empezar por nosotros mismos, por nuestras casas”, apunta el sociólogo.

La influencia de los padres

El primer espejo en el que se miran los niños es el de sus padres, por lo que su opinión afecta de manera directa en su comportamiento. Como explica Imma Abad, especialista en psicología infantil, los padres tienen una gran influencia en los primeros años de sus hijos, hasta el punto que, en gran medida, se acaban comportando como ellos esperan. Es decir, de ellos copian comportamientos y actitudes.

En muchas ocasiones son los propios padres los que educan a su hijo para que juegue a deportes considerador por ellos como “masculinos”, y rechazan la propuesta de la danza. Como consecuencia, y según la psicóloga Imma Abad, si lo que a los niños les gustaría hacer entra en contradicción con lo que saben que sus padres esperan de ellos, se produce un desajuste emocional y dejarán de hacer aquello que quieren hacer. Por lo tanto, si los padres sólo le muestran una realidad, el niño no podrá descubrir qué le gusta y qué no.

clase danza niños

Además, la psicóloga infantil Imma Abad, añade que los padres son responsables de educar a los hijos en todas las esferas, también en la emocional, social y artística. Por lo tanto, si se quiere que los hijos puedan desarrollar todo su potencial y averiguar su talento es muy importante no transmitirles prejuicios que limiten su desarrollo.

En este sentido se manifiesta Sara Martínez, licenciada en Psicología y especialista en educación e intervención familiar, quien afirma que a la hora de educar no debe haber expectativas ni imposiciones sobre los hijos, ya que “los padres deben entender que sus hijos no son su propiedad, son sólo su responsabilidad”.

Confianza en uno mismo

Por lo tanto, y como consecuencia de la influencia de la familia en el comportamiento de los niños, la psicóloga Imma Abad certifica que si los padres consideran la danza como algo exclusivo de niñas, estarán impidiendo, no sólo que los niños desarrollen su potencial, sino fomentando una autoimagen de sí mismos negativa en aquellos casos en los que desearían poder practicar danza.

niño balletIdea que comparte la psicóloga especialista en educación e intervención familiar Sara Martínez, quien destaca que la clave reside en que los niños crezcan en un ambiente familiar de aceptación y respeto, libre de prejuicios, expectativas y, por supuesto, imposiciones,  donde se sientan amados por ser quienes son. Según la psicóloga, “si un niño es educado en estas condiciones nunca sentirá miedo al rechazo, porque no necesitará que lo acepte todo el mundo”.

A pesar de los cambios que se han ido produciendo en la sociedad, la psicóloga Imma Abad considera que hay que seguir avanzando y que es importante que desde la familia se fomente que los niños se respeten a sí mismo y sean capaces de hacer aquello que les gusta, así como que respeten las decisiones de los otros.

Artículos relacionados:

El niño en la danza: ¿cómo afrontar el miedo al rechazo?

La educación como forma de superar estereotipos

¿Bailar es sólo cosa de chicas? La realidad de las escuelas de danza

Anuncios

¿Cómo aprender a tolerar la frustración de los niños?

Las psicólogas del deporte Patricia Ramírez y Lorena Cos han trabajado, recientemente, en un artículo para la revista online Inspira sobre la importancia de inculcar hábitos de vida saludable a los más pequeños. Sin duda, una tarea que puede requerir de paciencia por parte de las familias, pero cuyos beneficios compensan el esfuerzo: no sólo mejoran la salud de los niños sino que, además, con ellos se les transmite la importancia del valor del esfuerzo y se les enseña a lidiar con situaciones contrarias a sus intereses. A continuación, os dejamos con el artículo completo en el que podéis encontrar las claves para lograrlo:

“No me sale, esto es imposible, no sé hacerlo, mamá no puedo, de verdad, lo he intentado todo”. Frases típicas de los niños y que a todos nos suenan son capaces de estresar a más de un padre o madre. ¿Por qué las pronuncian tanto? Porque cada vez que lo hacen, los adultos les damos la solución a ellas.

Muchos padres caen en la sobreprotección y abusan de la permisividad con la intención de reducir o evitar las fuentes que causan la frustración en el niño, terminando por convertir cualquiera de sus fracasos en un nuevo éxito.

Intentar complacer siempre a los niños y evitar que se sientan frustrados ante cualquier situación no favorece su desarrollo integral como persona,  ya que, cuando sean adultos, van a tener que enfrentarse a circunstancias tanto de éxito como de fracaso.

Nuestra peor aliada es la impaciencia, motivada por querer evitar a toda costa emociones negativas en nuestros hijos, y que se acentúa por la sociedad en la que vivimos, en la que tenemos de todo y de forma inmediata.

El no alcanzar lo que desean y en el momento que ellos deciden les produce frustración, malestar y cansancio. La mayoría de los padres no quieren que sus hijos sufran, se desmotiven o lo pasen mal y por ello acceden directamente a satisfacer sus necesidades. Sin embargo, de esta manera no aprenderán a luchar, a esforzarse o a plantearse las cosas desde diferentes puntos de vista porque estarán acostumbrados a saciar sus necesidades enseguida.

Entrenar el esfuerzo y otros valores como la constancia permitirá, además, que  adquieran hábitos de vida saludables como lavarse los dientes o el cuidado de su higiene, que según a qué edades,  les causan pereza, de los que se olvidan o con los que no terminan de ser constantes.

En relación a la alimentación y el sueño, muchas veces el niño desea hacer lo que le place por encima de su bienestar o su salud. Por ello es tan importante inculcarles el concepto de que no podemos dejarnos llevar por los impulsos siempre que nos apetece y, en este caso, de que los beneficios a largo plazo de una alimentación saludable están por encima del placer que las golosinas puedan proporcionarle.

En la etapa infantil, los niños tienden a pensar que el mundo gira a su alrededor, que lo merecen todo y que consiguen al momento lo que piden. No saben esperar porque no tienen desarrollado el concepto del tiempo, ni la capacidad de pensar en las necesidades de los demás. Es entonces cuando hay que empezar a enseñar a los niños a tolerar la frustración.

Aprender esto desde pequeños les permitirá enfrentarse de forma positiva a las distintas situaciones que se les presentarán en la vida. Los niños tienen que saber lidiar con esa vivencia emocional en la que su deseo o necesidad no siempre se llega a cumplir, y esta situación se la van a encontrar muchas veces. Entrenarlos en estos valores permitirá que no tiren la toalla a la primera de cambio en cuanto no consigan el trabajo que sueñan o la pareja perfecta.

Si los padres siempre satisfacen a los hijos con todo aquello que piden, los pequeños no aprenderán a tolerar el malestar que provoca la frustración de no salirse con la suya y el hacer frente a situaciones adversas. Por ello, es muy probable que en la edad adulta sigan sintiéndose mal cada vez que no consigan aquello que se han propuesto.

Tolerar la frustración significa ser capaz de afrontar los problemas y limitaciones que nos vamos a encontrar a lo largo de la vida a pesar de las molestias que puedan causarnos. Por lo tanto, se trata de una actitud que puede trabajarse y desarrollarse.

Si los niños perciben que todo tiene que ser inmediato, y que los padres se muestran contrariados cuando las cosas no ocurren ya, interiorizan esa actitud como patrón de comportamiento y reaccionan con agresividad, ira y malos modos cuando su respuesta y el momento en el tiempo no coinciden.

Algo que también repercute es la falta de costumbre de enseñarles a pensar. Si le solucionas su problema sobre la marcha con tal de que no sufra, nunca aprenderán a pensar.

Permite que tu hijo piense, que tenga incertidumbre dándole vueltas a las posibles alternativas, e, incluso, que se aburra. La creatividad y la solución a los problemas surgen cuando el cerebro piensa en otra dirección a la que está acostumbrado. Y el momento ideal para que esto ocurra es el del aburrimiento.

Si la solución que busca está relacionada con una tarea del cole y al final de la tarde te dice que le ha dado mil vueltas y que no le sale, pídele que te explique en qué ha pensado porque puede ser cierto que no encuentre la solución. Si ves que ni lo ha intentado, es preferible que vaya al colegio sin ella y que se enfrente a las consecuencias de “no pensar”. Si tú le das la solución sin que se haya esforzado, aprenderá que siempre le vas a dar una salida, su cerebro se acomodará y elegirá la opción más fácil.

En cambio, si te das cuenta de que se ha esforzado, que lo ha trabajado y de que lo ha intentado, trata de que su esfuerzo tenga su recompensa. Siéntate con él, ayúdale a pensar y procura llegar a la solución. Aprenderá que cuando se esfuerza y pone de su parte, se alcanzan los objetivos. Trata de valorar su esfuerzo y actitud más que el resultado.

Aprendamos a tolerar la frustración de los más pequeños con unos consejos muy sencillos:

1. Dar ejemplo. Una actitud positiva por parte de los padres a la hora de afrontar las situaciones adversas es el mejor ejemplo para que los hijos aprendan a buscar soluciones a sus problemas.

2. Cambiar la frustración por aprendizaje. Las situaciones complicadas son una buena oportunidad para que el niño aprenda cosas nuevas, las retenga y pueda afrontarlas por sí mismo cuando se vuelvan a repetir.

3. Enseñarle a ser perseverante. Si el niño aprende que siendo constante encuentra soluciones, sabrá controlar la frustración en otras ocasiones.

4. Educar en la cultura del esfuerzo. Enseñar el esfuerzo como vía resolutiva de sus fracasos.

5. No darle todo hecho. Facilitarle la opción de que alcance sus retos por sí mismo, de manera que pueda equivocarse y aprender de sus errores.

6. No ceder ante sus rabietas. De lo contrario, aprenderá que esa es la forma más efectiva de resolver los problemas.

7. Marcarle objetivos. Hay que enseñar al niño a tolerar la frustración poniéndole objetivos realistas y razonables.

 

Hay formas positivas de hacer frente a estos sentimientos que provoca la frustración:

1. Enseñarle técnicas de relajación.Todos nos enfrentamos a las situaciones adversas de una forma más positiva si estamos relajados.

2. Ayudarle a descubrir y nombrar los sentimientos. De esa manera sabrá identificarlos y lo que debe hacer para abordarlos.

3. Reforzar las acciones apropiadas del niño. Es importante elogiarlo cuando retarde su respuesta habitual de ira ante la frustración y cuando utilice una estrategia adecuada.

4. Modificar la tarea. Animar al niño a identificar una forma alternativa de alcanzar el objetivo.

5. Ayudarle a identificar el sentimiento de frustración cuando aparezca.

6. Enseñar al niño a que aprenda a pedir ayuda, aunque también a que encuentre una solución primero.

7. Representar papeles. Se puede jugar con el niño a interpretar una situación frustrante o animarle a que hable consigo mismo de forma positiva y busque una manera de resolver el problema.

8. Actividad física: La actividad física proporciona una salida para la energía negativa que conlleva el estar frustrado.

9. La caja de las habilidades: Mete en ella todo lo que tu hijo perciba como tranquilizante (puzzle, pinturas, plastilina…) y guárdala en un lugar seguro que pueda utilizar sólo cuando se siente frustrado.